sábado, 4 de diciembre de 2010

Las patas de la mentira se llama PRINO



Escrito por Redacción
Sabado 04 de Diciembre de 2010

La Comuna de Ibarlucea puede ser el mismo infierno. El presidente comunal Juan Jose Prino con fecha 6 de noviembre había informado al Diario La Capital de Rosario, que estaba trabajando en la redacción de una ordenanza sobre agrotóxicos, que daría como respuesta al petitorio de los vecinos. Lo llamativo de la cuestión es que la presentación de la misma contiene casi los mismos términos que una nota que envió la Dra Graciela Gomez a los medios, pero con importantes diferencias.

El texto define una línea cero en el propio límite de las viviendas y a partir de allí le bastan 100 escasos metros para que se pueda fumigar, con la particularidad que sólo podrá hacerse por vía terrestre. Para los aviones el límite son los 3000 mil metros de ese punto cero.
También prevé plantaciones como barreras de defensa a partir del punto cero, lo que permitirá a futuro poder fumigar en forma terrestre a 30 metros, como si los árboles pudieran ser una suerte de muralla China.
La presentación se hizo con los vecinos mirando por las ventanas. En el recinto acompañaban al disparate ingenieros agrónomos, productores y amigos del intendente, que interpretó la ordenanza como superadora y ejemplar.
Una fuerte controversia se disparó cuando la abogada Gomez fue increpada por el intendente que simplemente le dijo que no iba a hablar con la misma. "Va a hablar conmigo y con cuanto vecino sea necesario, para eso esta en la Comuna" le contestó la letrada.

La preocupación de los productores rondaba en torno a flexibilizar a un más el punto cero para llegar a seguir produciendo como hasta ahora sin restricciones.
Nadie supo explicar donde queda ese punto exactamente y nadie confía en una barrera forestal que además tardaría unos 20 años en crecer siempre y cuando los agrotóxicos no termine con ella.
Hay que fumigar de madrugada así cuando la gente se levanta por la mañana el veneno ya se "esfumó", hay pruebas científicas y de Organización Mundial de la Salud que el glifosato es totalmente inofensivo.

Un joven leyó el informe de la Universidad de Rosario donde se sugiere una distancia de 1000 metros mínimo para las fumigaciones terrestres y contestaron que "cualquiera viene con un papelito a querer imponer su punto de vista", "así entonces venimos todos con un abogado", haciendo alusión a mi presencia,dijo la abogada.
Gomez le aclaró al intendente que todo era un disparate y una vergüenza.
El intendente le contesto "A vos no te invité" desconociendo que patrocina a la familia Lavena y que desde la Comuna pidieron que se invite a la mayor cantidad de gente posible. La reunión finalizó a los gritos, y con una exposición del dueño del campo que fumigó con piretroides.Prino desencajado ya había actuado a favor de la desprotección de la gente.

FUENTE: Asociación Argentina de Periodistas Ambientales (AAPA)-Medio&medio

No hay comentarios.:

Publicar un comentario